Homenaje Hermana María Luisa Aramendi

accionsocialEstimadas Familias:

El día 6 de septiembre partió la Hermana María Luisa Aramendi. La despedimos con pesar y, a la vez, con alegría por lo que significó su vida entre nosotros.

María Luisa nació en Venado Tuerto. En Almagro pasó por el internado de mujeres. Ingresó a la Congregación del Sagrado Corazón en la década del 40. Estudió magisterio inicial. Enviada por la Provincia estuvo largos años en Reconquista, en Castelar y fue Representante Legal del Profesorado. Desde la década del setenta dirigió Acción Social. En ese espacio se integraron sus dos opciones vitales en el seguimiento de Jesús y M. Sofía: el amor por la escuela y los niños y la ayuda a los pobres.

Su trabajo tesonero e incansable hizo que ese servicio creciera día a día. En los últimos años organizó grupos de trabajo multiplicando y diversificando las acciones hasta llegar a la realidad actual de envíos periódicos de ropa al interior; entrega de alimentos a comedores y familias; provisión de material para bibliotecas escolares infantiles; campañas y gestos solidarios; taller de juguetes, etc.

Siempre fue una persona atenta y presente en el detalle. Acompañó la vida de muchos docentes, directivos y familias.

No se cansaba de agradecer y todos los años escribía sus cartas a la comunidad educativa en ese sentido. Gente buena la de Almagro! Cuánta gente buena! Cada vez mas solidaridad!!!

Subrayaba lo bueno y positivo de lo que sucedía en el Instituto. Lo compartía en el seno de la Comunidad de Mayores en la que vivía. No se detenía en la crítica ni en el comentarismo debilitante. Le causaban dolor las actitudes mezquinas.

Gozaba en las comuniones, celebraciones y actos de la escuela o la colonia. Quería estar presente y arrastraba a otras Hermanas "para que vieran".

No faltaba nunca a los Almuerzos comunitarios con el “puestito” de Acción Social y era la garantía, Santa Clara mediante, del buen tiempo.

Recibía con alegría la "publicación" que repartía en los comercios del barrio y entre sus Hermanas.

Velaba por el personal de mantenimiento y limpieza. La partida de Miguel Córdoba la entristeció y debilitó aún más.

Amaba su patria chica. Le dolía su país y el de sus ancestros vascos. Mientras pudo viajaba a "Venado" para las fiestas. Rezaba por la unidad de los argentinos. Seguía con atención lo que pasaba en y con el país vasco.
Muchos son los recuerdos, anécdotas y reconocimientos que han salido en su despedida. Muchos otros irán apareciendo al recordarla y hacerla presente.

Desde el Instituto de Almagro queremos rendirle homenaje bautizando el área de Acción Social con su nombre. No era ese su deseo. No hacía las cosas por reconocimiento ni lo buscaba. Lo hacía por bondad. Sabemos que ese acto es justo y merecido pero sabemos, también, que su mayor deseo y lo que ella espera de nosotros, es que siga la obra, se multiplique la solidaridad y llegue a más rincones de la Argentina.

Forma parte de esta historia que vamos construyendo en comunidad. La recordaremos y extrañaremos en los pasillos, en los encuentros, en las misas, en el llamado telefónico...

María Luisa: gracias por tanta cercanía y entrega en todos estos años. Que Dios te cuide y vos pedí por esta Comunidad de Almagro que tanto amas.

Equipo de Acción Social - Consejo Académico

Ud estÁ aqui: Noticias Institucionales Homenaje Hermana María Luisa Aramendi